Menú Cerrar

Magia + Madera

Post Magia + madera

Cuando las hadas son pequeñas y aún no pueden volar, no tienen nada más que hacer que pensar. Y como ocurre también en el mundo humano, hay hadas con mucha imaginación, hay hadas con mucha ilusión, hay hadas con ganas de inventar cosas que ayuden a los demás a ser felices…o sea, hadas muy distintas.

El hada Darabita, desde bien pequeñita, tenía claro que, cuando pudiera quería ayudar a los humanos a hacer vivir sus sueños. Sueños que quizás ni siquiera supieran que tenían o simplemente que no eran capaces de visualizar.

Cuando el tiempo pasó (y fue mucho porque el tiempo de las hadas se mide en ultraminutos-megasónicos) nuestra hada se hizo mayor. Se convirtió en un hada muy trabajadora; con mucha energía y un movimiento envolvente que te atrapaba sin darte cuenta cuando la veías andar y mucho más si tenías la suerte de verla volar. Su intuición le hacía darse cuenta de lo que querían los humanos antes de que ellos mismos lo intuyeran.

Darabita es magia

Por eso Darabita empezó a crear Cubos de nacimiento, Flechas grandes, Mini flechas, Atrapasueños, Banderines, Estrellas, Postales, Percheros y tantas y tantas cosas de madera que adornan las casas de los humanos y que transmiten su magia donde se colocan.

Darabita es madera

Porque la madera es el rey de los materiales. Con un aire fresco y rústico, la madera natural ha cobrado de nuevo relevancia en la decoración del hogar. Ha salido de sus usos más típicos y se ha convertido en el protagonista de los detalles en una gran variedad de estilos: nórdico, industrial, acogedor, etc.

Y en las habitaciones infantiles su uso se hace imprescindible.

Darabita une magia y madera

¿Te atreves a sentir la magia?

Darabita página de inicio Tienda

Magia de hadas que hacen volar.

Sueños de seres que quieren gozar.

Sombras de árboles que protegen del azar.

Aguas que calman la sed de dar, facilitar y otorgar


cuentos de nunca acabar

Cuentos para soñar

Cuentos que te hacen volar

Cuentos sólo para ti

 

Darabita desplegó sus alas transparentes y empezó a moverlas muy rápido. Era hora de irse a la cama. Durante todo el día había trabajado incansablemente para llevar a las casas la magia.

 

Porque a veces, los sueños de los demás nos hacen revivir nuestras esperanzas clandestinas, llévate a casa la magia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *